Bienmesabe

A estas alturas de la película, muchos de vosotros ya sabréis que soy de Cádiz. Y como es de imaginar, cada vez que pongo un pie fuera de mi tierra y digo que soy de allí, en seguida me asocian con las playas, el sol, el carnaval y por supuesto, el “pescaito frito”. Es entonces cuando a mi se me ilumina la cara y sonriendo digo… ¡Sí, sí, de ahí vengo yo!

Uno se puede sentir muy de su tierra cuando está allí, pero cuando nos toca irnos fuera, y si os ha tocado alguna vez supongo que sabréis de lo que hablo, hace que desde la distancia, realmente apreciemos el lugar que nos vio nacer o de donde nos sentimos.

En mi caso, pasé un año fuera de Cádiz, en Barcelona (mi otro ojito derecho), estudiando y trabajando. Conocí a tanta gente de tantas nacionalidades que a veces era mejor llamarnos por nuestros países o ciudades, que por nuestro nombre. Y así un día, lejos de mi mar, dejé de llamarme Ana para llamarme “Cádiz”.

544612_10200462486663408_272541383_n
La Caleta

Pero… ¿Qué se supone que nos toca hacer cuando nos ponen por bandera nuestra trierra? Pues si antes ya presumía de ella, lo multipliqué por 10. Ahora yo representaba las playas, el sol, el carnaval y el “pescaito frito”. Cada vez que hablaba de ella, intentaba que un rayito de sol se reflejase en mis palabras y que todo tuviese un poquito mas de sal, o más bien salero. Tanto fué como la pinté, que diez años después, sigo recibiendo visitas en mi tierra de toda la gente que conocí en Barcelona. ¡Y las que me quedan!

Pero claro, no todos pueden hacerme una visita… Ni todavía se ha inventado un correo electrónico, un mensaje de Whatsapp o ¡una teletransportación si me apuras! Para que yo pueda seguir enviando “pescaito frito” desde aquí a cualquier parte del mundo, ¡ojalá! Así que como ésto es medianamente un blog de cocina, la única solución que veo más factible es que publique, como os digo siempre, bajo mi punto de vista no universal, la receta de uno de los aliños más famosos de Cádiz, en cuanto a pescado se refiere… El Bienmesabe.

IMG_1943

¿Pero qué pescado es el Bienmesabe? Pues realmente no es el pesado en sí, sino el aliño como he dicho antes. Es una forma que tenemos de aderezar, de marinar, de aliñar, de adobar el cazón.

Pero… ¿Sabemos lo que es el cazón? Pues sin que cunda el pánico, es un tipo de tiburón… ¡Ahí es nada! Aunque está muy lejos de parecerse a la comida china de folleto buzonero en el que siempre aparece “sopa de aleta de tiburón”, no confundamos, por favor… El Cazón o tiburón vitamínico, o podríamos llamarlo también el Sr. Galeorhinus galeus, pesa unos 45 kg y puede llegar a los 2 metros de largo. Su carne es blanca y jugosa, posee muy pocas espinas, por lo que a la hora de comerlo si sois señoritos como yo, es muy fácil de limpiar.

FullSizeRender (16)

Vale, ya tenemos que el Bienmesabe es un tipo de aliño con el que adobamos el cazón… ¿Pero, por que Bienmesabe? Realmente tendríais que probarlo para comprobar que realmente es una maravilla que “bien sabe”, pero cuentan por ahí que a mediados del siglo XIX la reina Isabel en uno de sus viajes por mi tierra, probó el cazón adobado a este estilo. Al probarlo fue tal su sorpresa y su agrado que exclamó ¡Bien me sabe!. Todos los que estaban a su alrededor esperando cuál era la reacción de la reina al probarlo, al ver su contento, siguieron exclamando ¡Bien me sabe, bien me sabe! Y de ahí su nombre, Bienmesabe.

 

Ahora sin mas charla, creo que es hora de que os desvele el secreto profesional de los fogones de mi casa cuando hacemos el Bienmesabe.

¡Coge papel y lápiz que ahí vamos!

FullSizeRender (11)

Ingredientes:

  • 1 kilo de cazón cortado en rodajas.
  • Vinagre
  • Agua
  • 1 cucharada de pimentón
  • 2 o 3 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de orégano
  • 1 cucharada de comino
  • Un par de hojas de laurel
  • sal
  • Harina para freír.

1.- Lo más importante de todo, es que tenemos que dejar marinar el cazón al menos 8 horas. Podéis hacerlo incluso la noche antes, pero teniendo en cuenta que cuanto más tiempo esté marinando, más fuerte será el adobo. Y para gustos, no hay nada escrito 😉

2.- Vamos a preparar el adobo usando el 50% de agua y el 50% de vinagre, mezclándolo con el pimentón, los dientes de ajo cortados en láminas, el orégano, el comino y la sal. Podemos dejar la mezcla así tal cual, removiéndola bien o pasándola por una batidora para moler bien todos los componentes, menos el laurel que lo dejamos tal cual. Yo lo he hecho sin pasar por la batidora.

3.- En una fuente colocamos el cazón limpio a rodajitas o lomitos y cubrimos con la mezcla. Dejamos reposar.

4.- Para harinarlos necesitamos harina que sea gordita, ¡pero que no sea de repostería ni nada de eso! Y vamos pasando el cazón escurrido del adobo.

5.- En una sartén con abundante aceite caliente, ¡ojo! Muy caliente, vamos friendo el cazón. Necesitamos que el aceite esté lo suficientemente caliente para que al freírlo se cree la “costra” de la harina típica del “pescaito frito”.

6.- En un plato con un papel absorbente, vamos dejando reposar el “Bienmesabe (sí, en este punto ya podemos llamarlo Bienmesabe)  para retirar el exceso de aceite ¡y listo, a disfrutar!

FullSizeRender (13)

En mi caso, como era para comer, lo he acompañado con una ensalada de lechuga roja, tomatitos cherry, rúcula, queso y un aliño con miel, pero un gazpacho, un salmorejo o un picadillo… ¡También son muy buenos acompañantes!

FullSizeRender (12)

¡Y hasta aquí el post de hoy!

¡Espero que os haya gustado y haberos acercado un trocito de mi tierra a través de la pantalla! ¿Os atrevéis a hacerlo?

Nos vemos prontito.

Ana.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s